Por qué planificar una novela

Es posible que alguno de los visitantes habituales del blog no se haya enterado de que en la Revista MoonMagazine estoy publicando una especie de cursillo online gratuito sobre la estructura de la novela: Construye tu novela con Ana Bolox.

plafinificar una novela

La razón de hablar de este cursillo, además de la de invitar al lector a que lo visite, por si resultara de su interés, es la de introducir el artículo de hoy, ya que en la primera entrega que se hizo en MoonMagazine.info, Estructura de la novela: la eterna batalla, se hablaba de la guerra perpetua entre los llamados escritores de mapa y los escritores de brújula.

Hoy no voy a tocar ese asunto. Hoy voy a dedicar todo el artículo a explicar por qué la planificación de su novela debería aparecer como la primera tarea de un escritor cuando se sienta a desarrollar una nueva historia.

 

Enganchar al lector emocionalmente

En su libro, Superstructure. The key to unleashing the power of story, James Scott Bell afirma algo así como que el escritor puede haber puesto su alma y corazón en la historia que ha pergeñado, pero al lector eso viene más o menos a importarle un colín. Porque los lectores que pagan por una novela quieren que la historia les atrape. Desean perderse en ella y empatizar con los personajes.

Los lectores quieren experimentar la historia emocionalmente.

Superstructure. The key to the unleashing power of story.

Y eso sólo lo consigue la estructura.

Habrá quien piense que tal afirmación se pasa un pelín por categórica y, sin embargo, desde mi propia experiencia, que fue la de todo escritor novel: comencé siendo un escritor de brújula hasta que descubrí los encantos de llevar un mapa en la mochila, la juzgo más que acertada. La creatividad y la escritura, por sí mismas, sencillamente no son suficientes para mantener una experiencia lectora satisfactoria.

 

El traductor de tu imaginación

Para Scott Bell, la estructura es una especie de software que traduce lo que la imaginación del escritor crea: La estructura toma esa historia que llevas en el corazón y la convierte en una forma narrativa de la que el lector pueda enamorarse. Apoyarse en una estructura, afirma Scott Bell, evita que el escritor tropiece en los peligros que supone generar confusión, frustración y consternación en los lectores.

Una historia sin estructura es como la piel sin esqueleto.

Superstructure. The key to unleashing the power of story

 

Los falsos mitos achacados a la estructura

Para James Scott Bell, la estructura da rienda suelta al poder de la historia.

1. En primer lugar porque no es formulaica. Es decir, asumir que una historia se compone en torno a una estructura no significa asimilar la creación literaria a una ecuación matemática, sino como una simple señal indicadora del camino a seguir. La forma en que se recorra es asunto del escritor y de su creatividad.

2. Tampoco  es una máquina creadora de clichés. Aceptar la existencia de unas reglas que vienen funcionando desde hace siglos no puede asimilarse a la idea de una fabricación en serie. Por el contrario, afirma James Scott Bell: Todo empieza con tu imaginación y tu corazón. Luego, ese bullicio interior te persuade de que debes escribir una historia porque tienes una idea, o un personaje, o ambos y quieres saber qué ocurre con  ellos. Y entonces es cuando tu imaginación se dispara: retuerce esa idea originaria, crea conflictos a los personajes, enrevesa la trama… Pero, al final, llega un momento en que debes dar forma a toda esa abundante creatividad o el resultado será un montón de piel apelotonado a los pies del escritor porque éste no le ha dotado de un esqueleto que la sostenga.

3. Porque es flexible. La estructura está ahí para ayudar al escritor, no para maniatarlo. Hacer un uso inteligente de ella significa utilizar los mecanismos que nos ofrece en beneficio de nuestra historia, nunca en su menoscabo. Jack M. Bickham también defiende esta idea: La estructura, afirma, es un proceso, no un formato rígido. En (la escritura de) ficción, la estructura no es estática, sino dinámica.

La estructura no es más que un modo de mirar al material que compone tu historia de manera que se organice de forma lógica y dramática.

“Scene & Structure”, Jack M. Bickham

 

Por qué necesitamos una estructura

Para Bickham hay dos razones fundamentales:

1. Como escritores, la estructura nos ayuda a que los distintos elementos de nuestras historias encajen y tengan un sentido.

2. Como lectores, para poder entender la historia que estamos leyendo y ser capaces de sentir algo al terminarla.

Es llamativo el hecho de que tanto James Scott Bell como Jack M. Bickham vean en la estructura una herramienta de la que dispone el escritor para encender las emociones del lector.

¿Y tú, qué opinas? ¿Eres escritor de brújula o de mapa? ¿Crees que se puede escribir una buena historia sin estructura? Cuéntanoslo y, si el artículo te ha resultado interesante, ¿lo comparterías en las redes sociales? Gracias 🙂

– – – – – – – –

Fotografía: mconnors, morgueFile.

Fuente: Superstructure. The key to unleashing the power of story. James Scott Bell

[maxbutton id=”1″]

 

También te puede interesar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies