Pese a lo que muchos piensen acerca del género, un buen misterio es también una buena novela. Si está bien escrita, tendrá personajes que queden en la memoria del lector, una trama emocionante y diálogos naturales que nos hacen creer en que lo que se dice está sucediendo de verdad, etc.

 

comoescribiruna-novelade-misterio

 

Para mejorar en todos estos aspectos, tienes multitud de talleres online en Ateneo Literario que te ayudarán, pero hoy estamos hablando de “misterio” y la pregunta es:

 

¿Por qué las historias de misterio son especiales?

Sin pretender que los escritores de otros géneros se ofendan, guste o no, el género policíaco es muy diferente del resto de géneros. Aquí van algunas de las peculiaridades de la novela detectivesca:

La trama

La trama se desarrolla en torno a un crimen, normalmente un asesinato. De modo que el conflicto central de la novela se centra en dos personajes: el detective, que intenta resolver el crimen, y el asesino, que se esfuerza por escapar impune del delito que ha cometido. Pero es que, además, al mismo tiempo, un misterio supone una especie de rompecabezas o juego para el lector, que va analizando las pistas que el escritor esparce aquí y allá, e intenta resolver el misterio por sí mismo. Casi podríamos decir que la novela de misterio es una novela interactiva.

 

El protagonista

El personaje principal es normalmente el detective, que puede ser un miembro de la policía, un detective privado o un ciudadano cualquiera que por algún motivo se ha visto envuelto en el asesinato.Si estás interesado en escribir novela policíaca, te diré que los mejores escritores de este género han creado detectives (ya fueran profesionales o aficionados) que normalmente protagonizaban su propia serie de libros. Piensa en ello si es que te está rondando la cabeza lanzarte a escribir este género. Hay grandes ventajas en escribir una serie: por ejemplo, puedes desarrollar una meta historia que vaya avanzando a lo largo de los distintos libros de la serie. Además, trabajar tanto tiempo con tu protagonista te hará conocerlo realmente bien, lo cual te facilitará mucho la labor a la hora de llevarlo al papel.

 

El suspense

El escritor de novela policíaca, además, utiliza herramientas muy específicas con las que crea suspense y una atmósfera en la que se respira el peligro. Dentro de su cajita de técnicas, también cuenta con una muy especial: la que le permite que el lector se divierta mientras busca las pistas que han de llevarle a la resolución del crimen, elucubrando sobre sus propios sospechosos.

 

¿De dónde saco las ideas?

1. Yo empezaría echando un ojo a los crímenes reales que todos podemos encontrar en la sección de sucesos de los periódicos o en las noticias de la tele. A partir de uno que te llame la atención, inventa tu propia historia.

2. Investigar sobre gente real es también una buena posibilidad. Piensa en alguien que conozcas e imagina qué razón podría llevarlo a cometer un crimen. Incluso tú mismo puedes ser una buena elección. ¿Has soñado alguna vez con cargarte a tu jefe? La primera novela de Sue Grafton vio la luz después de divorciarse de su marido, a quien imaginó que asesinaba. Así que no te saques de la lista de posibles criminales 😉

 

3. Por supuesto, también puedes optar por la posibilidad de comenzar directamente con un personaje de ficción. Aquí te dejo un cuestionario que te ayudará a crear a tu protagonista. Después de trabajarlo, imagina una situación en la que esta persona podría llegar al punto de cometer un asesinato.

4. También puedes jugar a Criminal Case (si te animas, búscame en Facebook y pídeme amistad, así podremos ayudarnos entre nosostros). Si crees que estoy de risa al recomendarte un juego online, te equivocas. Hace muy pocos días que Criminal Case me dio la clave para un final buenísimo para una historia que estaba escribiendo y en la que me había atascado.  Lo cual demuestra que la inspiración y las buenas ideas se encuentra, en realidad, en cualquier parte).

criminal-case

 

Cómo escribir una novela de misterio: organizando la trama

plottingUna vez que tienes la idea, los personajes, el listado de las pistas que vas a incluir y los sospechosos, puedes comenzar a organizar la novela. La historia policíaca consiste siempre en lo mismo: los esfuerzos que realiza el detective (ya sea profesional o aficionado) para resolver el crimen, así que un punto importante a tener en cuenta cuando te pongas a organizar la tuya es el de encontrar una razón para investigar el crimen, ya sea de carácter profesional o personal, que sea importante para el detective. Aquí está la clave para conseguir que el lector empatice con él y se interese por lo que viene a continuación.

Reparte bien las pistas a lo largo de la novela. Organiza la trama de manera que resulte emocionante y vaya incrementando la tensión y emoción hasta alcanzar un pico, el clímax, que tiene lugar justo antes del final de la novela. En este punto es cuando aparece la pista decisiva, o bien cuando el detective entiende su importancia. Lo que ocurren en el clímax es lo que conduce directamente hacia el final de la historia.

 

Pero hablaremos más en profundidad sobre la organización de una novela policíaca en una próxima entrada. Si no quieres perdértela ni que se te pase cualquier otra, suscríbete a la lista de correos. De vez en cuando, además, mando regalitos:-)

 

Mientras tanto, ¿de dónde sacas tú las ideas?, ¿cómo organizas tu novela? Cuéntamelo en los comentarios. Sin tu participación me siento muuuuuy sola 😉

También te puede interesar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies