Toda historia comienza con una idea, es evidente,  luego la pregunta ¿Cuál es la idea básica de tu historia? parece demasiado obvia para plantearla como el primer interrogante que debes hacerte a la hora de organizar tu novela y, sin embargo, no lo es. Es indiscutible que la idea que ha dado nacimiento a tu historia está clara en tu mente. Por tanto, la pregunta que debes hacerte en realidad no es cuál, sino si funcionará o no. Y para ello tienes que desmenuzar esa idea hasta estar seguro de que merece la pena trabajarla y dedicarle todo el tiempo y esfuerzo que conlleva escribir una novela.

 

 ¿Funcionará la idea básica de tu historia?

 

¿Funciona o no funciona la idea básica de tu historia?


Cómo analizar la idea básica de tu historia


1. ¿Resulta interesante… para ti mismo?

Ésta es la primera pregunta que deberías hacerte y no, no estoy de broma. Date una vuelta por Amazon e investiga durante un rato la cantidad de novelas románticas sobre vampiros que se han escrito a cuenta del éxito de Stephenie Meyer. ¿Cuántas copias de Crepúsculo y del resto de títulos de la saga cuentas? ¿Y si haces ahora lo mismo con los clones de Cincuenta sombras de Grey?

Puede que muchos de los autores de esas novelas sean apasionados lectores de romances vampíricos o del masoquismo erótico y hayan disfrutado escribiendo remedos de esas historias, pero también los hay que sólo han querido aprovechar el tirón. Si, al plantearte esta primera pregunta, tu respuesta es no: la idea no te interesa lo más mínimo y simplemente consideras que puede ser una buena opción porque está de moda, entonces abandónala y busca otra. Te lo aseguro: escribir esa historia será un tostón insufrible para ti. Te aburrirás mortalmente y aburrirás a tus lectores hasta que decidan abandonar tu novela. Pregúntate siempre por qué quieres escribir esa historia.

 

2. ¿Es impactante?

Ésta es la siguiente pregunta que debes hacerte sobre la idea básica de tu historia y la respuesta debe ser siempre afirmativa, por supuesto. Si no lo es, abandónala y busca otra. Pero ¿cómo estar seguro de que tu respuesta afirmativa es correcta? Sólo siendo sincero contigo mismo y ahondando en ella hasta el final. Una buena idea es examinarla escribiendo sobre ella:

¿Funcionará la idea básica de la historia?

Y una vez que lo has hecho, examina lo que has escrito con toda la imparcialidad de que seas capaz. Analiza ese pequeño resumen que has compuesto y desnuda la idea. Desenmascara los tópicos que se hayan colado y despójala de ellos. Ahora analiza lo que queda y sopesa su atractivo. ¿De verdad va a interesar al lector?

 

BÁJATE GRATIS EL E-BOOK

19 CONSEJOS QUE MEJORARÁN TU NOVELA

 

3. ¿Qué le estás ofreciendo al lector?

¿Tu novela se encuentra dentro del género que los lectores esperan encontrar cuando la lean? Es importante que desde el principio fijes el género al que pertenece. En mi caso, lo tengo muy claro y mis lectores, también. ¿Pero y los tuyos? Porque tan importante es fijar el género al que pertenece tu novela como hacérselo saber a tus lectores. Es probable que a los que les guste la novela policíaca no les apetezca leer una de ciencia ficción. Asegúrate de que les dejas claro qué género van a encontrar cuando lean tu novela.

Y, si lo está…

 

4. ¿Es de verdad intrigante?

¿Qué estrategias vas a utilizar para que una novela enmarcada dentro de un género determinado, que debe contener una serie de elementos que le son propios y, por tanto, normalmente previsibles, sea fresca, original y absorbente?

 

5. ¿Atrapará al lector?

Al jugar con esas estrategias y añadir giros que crees inesperados para el lector, ¿te parece que tu novela logrará ser lo suficientemente persuasiva como para echarle el guante al lector y hacerlo, además, desde el principio?

 

6. ¿Conectará con él emocionalmente?

¿Crees que tu novela será capaz de anudar un lazo emocional con el lector? Ten siempre presente que los lectores suelen acoger muy bien las novelas que, además de contarles una historia, les hablan, esto es, que consiguen establecer una conexión emocional con ellos.

Así pues, y como conclusión, examina con detenimiento todas estas preguntas y respóndelas con objetividad. Si después de hacerlo, tu idea ha pasado el examen, entonces, adelante: ponte a trabajar en ella y escribe la novela que mejor seas capaz de pergeñar.

 

Infografía: la idea básica de tu historia

Infografía "La idea básica de tu historia"

 

Y si prefieres estudiar directamente el libro Cómo construir tu novela en 10 preguntas, lo encontrarás en Amazon:

 


Cómo organizar tu novela en 10 preguntas - Ana Bolox

Cómo organizar tu novela en 10 preguntas

 

También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies