El secreto de Oli, Luis A. Santamaría

 

Hoy tenemos como invitado en Detrás de un escrito a Luis A. Santamaría, bloguero y escritor, además de amigo, que va camino de publicar su tercera novela, la continuación a El secreto de Oli, primera entrega de la serie Ambar.

Luchador incansable, va haciéndose un nombre en el difícil mundo de la literatura y por ello, además de por la delicia que supone leer sus historias, tiene un hueco en esta casa, siempre abierta a los escritores emergentes. Luis es uno de ellos, de los que van abriendo camino y demostrando que la publicación independiente no sólo no tiene nada que envidiar a la publicación tradicional sino que, en muchos casos, como es el suyo, los autores que deciden labrarse su propia historia como escritores tienen una calidad infinitamente mejor que firmas famosas que todo lo deben a las campañas de marketing.

 

El secreto de Oli - Luis A. Santamaría

 

Me siento muy contenta de tenerle hoy aquí, contándonos su historia sobre cómo se convirtió en escritor, y de poder cederle esta casa y poner mi granito de arena en el duro camino que supone labrarse una carrera como escritor independiente. Como Luis, como otros amigos que han pasado antes por aquí, creo firmemente en el apoyo que entre todos podemos darnos los unos a los otros. Tal y como nos cuenta la historia, David venció a Goliat. En Luis tenemos de nuevo a un pequeño David y yo ya he sacado entrada para ver cómo derrota a Goliat.

Sin más, os dejo con él.

 

La historia del niño que soñaba con crear historias

Cuando me preguntan por cómo me dio por ser escritor, nunca sé qué responder. La razón seguramente sea la más simple: no me considero escritor, sino más bien un soñador de historias de ficción. Cuando pienso en el pequeño Luisete, cuando sus años se podían contar con los dedos de las manos, le veo devorando películas y libros de fantasía como un loco. Recuerdo con claridad que casi todas las noches justo antes de dormir, en la oscuridad más plena, solía imaginar alguna escena heroica que se desarrollaba en otra vida y donde casi siempre era yo el protagonista. Así era como Morfeo me encontraba.

Pasaron los años y, al igual que el niño que sueña con ser futbolista pero no pasa de jugar con el balón en el patio del colegio, estudié duro para conseguir una carrera próspera y alejada del mundo de las novelas. Sin embargo, mi mente no podía dejar de jugar. Nuevos mundos fueron surgiendo y desvaneciéndose como una rueda que gira y gira atrapada en una jaula. Hasta que una tarde de 2011, en un momento de lucidez intelectual (creo que me pilló exactamente haciendo deporte, cómo no), algún mecanismo provocó que la jaula se abriera.

Entonces pensé que sería bonito probar a escribir algo, ver lo que salía de ese experimento. Jugar a ser escritor, en definitiva. No he dejado de hacerlo desde eseReflejos en el espejo día (tan mágico fue), pues a partir de entonces vivo dos vidas. Habito diferentes cuerpos. Soy bueno y villano. Hombre y mujer. Anciano y niño.

De mis primeros pinitos que se convirtieron en meses surgió el que considero mi primer hijo: Reflejos en el espejo. El viaje interno de un joven madrileño que ansía alcanzar su sueño (¡vaya, qué coincidencia!) y que, durante el viaje, se encuentra con algo mucho más valioso: el amor de quienes le rodean.

 

El secreto de Oli

Puede que no fuera una novela que firmaría Gabriel García Márquez, pero yo no podía estar más contento. Los primeros lectores, tanto conocidos como anónimos, lejos de reírse de mi extravagante pasión, quedaron boquiabiertos. Fue entonces cuando me El secreto de Olivine arriba, me armé de valor, y puse mi mente a trabajar duro para componer una historia tan épica que se convirtiera en una saga. De esa forma nació Ámbar, mi gran proyecto. Su primer volumen, El secreto de Oli, fue autopublicado en el verano de 2014, y tuvo incluso mejor recibimiento que su predecesora. Al parecer, el secreto de ese niño de diez años tan especial llamado Oli pasó la prueba con creces. Entre las dos novelas, hasta la fecha han superado las 2000 ventas (incluyendo versiones digitales), la cual, para el pequeño Luisete, es una cifra difícil de creer.

¿Y cuál es el motivo de todo esto? Pues sí, escribir es muy bonito. Es relajante y excitante al mismo tiempo, y, como ya he comentado, permite vivir varias vidas al mismo tiempo. Sin embargo, también es muy duro, y si no fuera por la inmensa recompensa que supone cada buena crítica realizada por ti, queridísimo lector, quizá no merecería la pena. Millones de gracias por tu confianza, por tu lectura y por tu honesta crítica.

 

Sobre el autor

Luis A. SantamariaLuis A. Santamaría es ingeniero superior de telecomunicación, y ejerce como tal en una importante empresa de comunicaciones de Madrid. Compagina su trabajo con su verdadera pasión: escribir novelas de intriga. Reflejos en el espejo, autopublicada en 2012, fue su ópera prima. Dos años más tarde llegaría El secreto de Oli, primer volumen de la saga de suspense titulada Ámbar, cuya segunda parte se encuentra actualmente escribiendo (Editador posterior: ya está publicada: El aleteo de la mariposa). También gestiona su propio blog literario, Espejos de papel. Como buen escritor independiente, su “presencia literaria” es constante en las redes sociales.

Puedes encontrar a Luis A. Santamaría en su página de Facebook o contactar con él a través de Twitter.

 

 

También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies