Dame la mano, de Charlotte Link



Dame la mano - Charlotte Link



Dame la manoDatos del libro

  • Nº de páginas: 528 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: DEBOLSILLO
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788499897134

 



Sinopsis:

La sucesiva aparición de los cadáveres brutalmente apaleados de una joven estudiante y una anciana en la costa inglesa de Scarborough constituyen un auténtico quebradero de cabeza para la inspectora Valerie Almond.

El misterio al que se enfrenta la obligará a adentrarse en los recovecos de lo que ella considera una turbia trama familiar de amores y rencillas.

Dame la mano: una novela policíaca que no lo es

Un elemento llamativo de esta historia es el hecho de que, aunque hay una investigación policial llevada a cabo por la inspectora Valerie Almond y el sargento Reek, en realidad Dame la mano no es una novela que podamos categorizar dentro del subgénero de procedimiento policial. De hecho, tanto Almond como Reek ocupan una posición muy baja en el elenco de personajes secundarios. Si eres un aficionado a este subgénero, Dame la mano no es para ti.

De hecho, Dame la mano es una novela que va mucho más allá de la investigación de un crimen. Es más, creo que el crimen no es sino la excusa que Link utiliza para escribir una historia sobre la vida en sí, sobre cómo el pasado afecta al presente; una historia de dolor, arrepentimiento y venganza. Pero, sobre todo, Dame la mano es una novela que narra la historia de una gran injusticia y falta de amor.

 

La construcción de la novela

Dame la mano está construida en torno a una trama principal que surge de una subtrama ocurrida en el pasado, pero que se va contando al mismo tiempo que la primera.

El modo de mezclarlas me ha parecido no sólo inteligente, sino interesante. De hecho (y pese a la escasa verosimilitud en lo que se refiere al modo de presentar la subtrama –hablo de ello más abajo–), creo que la extraordinaria composición de la novela a través de ambas historias es uno de los mayores aciertos de Charlotte Link en esta novela.

Por otra parte, además, la escritora logra que tanto la trama principal como la subtrama cautiven al lector de tal manera, que su interés por la lectura no decae sea cual sea la que esté leyendo en ese momento.

Tal es así que creo que cada una, por su parte, posee entidad suficiente para haberse convertido en una novela

 

Los personajes

Cada uno a su modo es un personaje peculiar y todos ellos, desde luego, interesantes y complejos, pero, sobre todo, Link consigue reunir en esta novela un grupo de personas que, con mayor o menor éxito en la vida, pueden calificarse como disfuncionales.

A lo largo de las quinientas y pico páginas de Dame la mano, el lector tiene oportunidad de ir conociendo a cada uno de ellos en profundidad. Algo que marca una diferencia notable de esta novela con respecto a cualquier otra de género policíaco, en las que los personajes secundarios no son sino meros acompañantes del protagonista y están ahí para cumplir una función única.

En el caso de Link, con esta variada mezcla de personajes ha conseguido, además, una forma bastante original de presentar el escenario en el que se desarrolla la acción, pues, a través de cada uno de ellos, recorreremos Scarborough a lomos de puntos de vista muy diferentes y emociones encontradas.

No obstante, y aunque funciona bien y a mí me ha gustado, quizá tanta rareza unida en una sola historia sea difícil de digerir. Probablemente faltan personajes normales. Personajes con una vida sencilla y agradable que equilibren el excesivo número de personajes neuróticos.

 

El asesino

Una de las reglas de la novela policíaca es que el narrador nunca puede ser el asesino. Aunque hay quienes se la han saltado a la torera, como la propia Agatha Christie, lo cierto es que ésta es una norma que los escritores de novela policíaca suelen cumplir.

En el caso de Dame la mano, Charlotte Link ha utilizado un narrador en tercera persona con múltiples puntos de vista y, si uno es un lector avispado, a medida que vaya leyendo se dará cuenta de cuál es el personaje al que la escritora nunca otorga el punto de vista y cuyos pensamientos jamás conocemos. Un personaje que es el asesino, obviamente.

 

Lo que no me ha gustado


Los e-mails de Fiona

El método utilizado para narrar la parte referida a la Segunda Guerra Mundial (los correos electrónicos que Fiona envía a Chad) no es verosímil. Creo que ni siquiera es plausible, pese a que la autora utilice la excusa de que Fiona escribe esos textos para sacárselo de dentro, para limpiar su conciencia. Lo siento, pese a que esa parte de la novela es buenísima y la he disfrutado muchísimo, no me ha gustado la estrategia utilizada por Charlotte Link para introducirla en la novela. Creo que es una solución facilona: los dos personajes, Fiona, que escribe los correos, y Chad, que los recibe, conocen perfectamente la historia que se narra en ellos. Además, son dos personas que se ven con una asiduidad que les permitiría hablar sobre ese asunto, pese a la reserva con que Chad se comporta.

Por otra parte, y puesto que esta subtrama es tan importante como la principal, ya que es la que la provoca, Link debería haber pensado un modo diferente y más verosímil de presentarla.

 

La solución al misterio

No es que me haya decepcionado. De hecho, me gusta, pero la parte final de Dame la mano parece una novela totalmente diferente a la que hemos estado leyendo. Descubrí al asesino antes de que se solucionara el misterio, pero aun así me gustó el final que Link le dio a la novela.

Sin embargo, en ese final hay un par de elementos que cojean. Por ejemplo, la repentina inspiración de Jennifer Brankley. Me ha disgustado esa decisión de la escritora. Yo no me habría llevado a Jennifer y Collin de vuelta a casa sólo para que, una vez allí, Jennifer tenga una iluminación que les haga volver a la granja de los Beckett. Una vez más, Link nos presenta un hecho muy poco creíble.

Tampoco me ha gustado la insensatez de Leslie, yendo sola a la granja de los Beckett, cuando una llamada a la inspectora Almond, que está esperándola en una pizzería, sería la decisión que cualquier persona normal tomaría.

Ambos elementos están ahí para alcanzar el clímax en Dame la mano, pero, en mi opinión, Charlotte Link no ha estado acertada en el modo de procurar ese momento climático.

 

¿Qué pasa con el primer crimen?

Vale, todos lo imaginamos, pero que la escritora no le haya dado un buen cierre al asesinato de la joven canguro es un error que Dame la mano no se merecía.

 

Lo que me ha gustado

La novela. Toda la novela. Me ha gustado mucho. Pese a los párrafos previos, es una lectura que aconsejo a todo aquél que guste de novelas de misterio, y también a todo lector que disfrute de una buena historia y de unos personajes muy bien construidos que se mueven en un escenario cuidado con detalle.

Si has leído Dame la mano, ¿qué opinas? Cuéntamelo en los comentarios.

 

Y si te ha gustado la reseña, ¿la compartes?

🙂 Gracias

 

También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies