Llegó el día y pasó, como cada día, pero éste lo hizo de una forma especial porque el pasado sábado, 23 de abril de 2016, tuve la primera presentación de Carter & West en directo, en persona, en carne y hueso.

¡Y fue una experiencia genial!

Día del libro

 

Primera presentación de Carter & West

Tal y como habíamos venido anunciando por las redes sociales a lo largo de estas dos últimas semanas, un grupo de escritores habíamos organizado dos presentaciones para el 23 de abril. Una por la mañana, en la Librería Cervantes&co, y otra por la tarde, en el Café de los Austrias.

 

Si tienes un sueño, lucha por él

Primera presentación de Carter & WestÉramos 11 los escritores que presentábamos y hablábamos de nuestras obras. En la foto de la izquierda se pueden ver la mayoría de ellas. Cada uno con su estilo y con historias de géneros muy diversos, pero todos movidos por el mismo motivo: la ilusión.

Decenas y decenas de DM intercambiados en un grupo especialmente abierto para estas dos presentaciones dieron lugar a que, pese a no estar arropados por editoriales de ésas que se gastan millones en sus autores de éxito ni por empresas que promocionaran nuestro pequeño evento, supiéramos organizarnos por nosotros mismos y agenciarnos el asunto de forma que al final quedara todo bien e incluso muy bien, diría yo.

Cuando ves que la gente se ríe, que pregunta, que toma notas no puedes sino pensar así: que está disfrutando y que las cosas están saliendo redondas.

 

Librería Cervantes&co

Por la mañana estuvimos, cómo no, siendo el día del libro, en una casa que tiene a bien llevar el nombre de Cervantes, nuestro gran genio de la literatura.

El lugar donde realizamos esta primera presentación es bastante singular, una especie de antigua bodega enladrillada. Está decorada de forma liviana y con gracia. Sin embargo, está en el sótano y creo que eso nos restó visitantes.

En cualquier caso, fue una experiencia muy divertida. Por primera vez hablé de Carter & West en público y de viva voz, y lo cierto es que me supo muy bien hacerlo. Nunca antes había hablado de ellos en voz alta ante un grupo de personas que estaban frente a mí.

 

El Café de los Austrias

Después de comer y más de una interesante y larga tertulia, acudimos a la Plaza de Ramales, al ladito del Palacio Real, donde teníamos previsto realizar la segunda presentación, esta vez en un café, el de los Austrias.

Me divertí muchísimo. No puedo decir mucho más al respecto, salvo que me reí, me sentí relajada y parte de un grupo de escritores que son fantásticas personas. A algunos de ellos los había conocido ese mismo día y, sin embargo, había algo que hizo de nosotros una piña, un grupo tan bien cohesionado que parecíamos llevar años juntos.

Gran experiencia personal y un empujoncito a Carter & West, mi criatura, un pequeño bebé en el que confío plenamente.

 

Felicidades y gracias a todos (escritores y asistentes) por el día magnífico que me brindasteis.

 

También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies