Hoy vamos a empezar fuerte: si crees que leyendo artículos en blogs vas a aprender a escribir, lo llevas clarinete. Así que no leas este artículo. No dejes que pasen esos 10 segundos que concedes al autor al entrar en su blog y vete de éste ¡ya! Deben de quedarte dos o tres… ¡Corre!

 

 

L’enfant terrible

Sí, hoy voy a tocarte narices, pero es por tu bien, créeme y, si todavía no te has ido, déjame que te lo cuente.

Verás, el hecho de que en el colegio te enseñaran a silabear, después a leer y más tarde a escribir (eso en el caso de que pertenezcas a mi generación. Si eres niño LOGSE, entonces te habrás quedado en el primer paso, por lo que llegar al final de este artículo y asimilar su contenido te costará un triunfo, así que deja que te haga un favor y te recuerde la puerta de salida). No des un portazo al salir, que estoy trabajando, por favor.

Si te has quedado, volvamos a lo nuestro: decía que el hecho de que te enseñaran a juntar letras y te des cierta maña para escribir la lista de la compra no te convierte en escritor.

Te lo diré de otra forma, a ver si así lo entiendes bien, por si acaso se te ha escapado el sentido de la frase: yo sé tararear canciones y eso no me transforma en Beethoven. Tú sabes hacer la lista de la compra y eso no te convierte en Goytisolo (que en paz descanse).

¿Lo vas captando?



No desesperes

Si de verdad quieres ser un buen escritor, aún estás a tiempo de arreglarlo.
Voy a contarte la triste verdad de todo el tinglado que se ha construido alrededor de la escritura aprovechándose de las ilusiones de la gente:

Blogs como éste no valen para nada

¿Qué haces aquí? ¿Por qué no estás estudiando y practicando? Cada minuto que pasas en este blog es un minuto perdido (así que búsquese la puerta de salida un poco más arriba), salvo que lo utilices como trampolín para saltar a una verdadera formación.

Ya, tus talleres, ¿no?

Pues no, listillo, te equivocas. Voy a mostrarte lo que tienes que hacer si de verdad quieres aprender a ser escritor. Y lo voy a hacer en fotos para asegurarme de que lo entiendes por si eres niño LOGSE.

1. Lee

Primero tendrás que leerte todo esto:


Esa tele lleva 3 años sin encenderse




Y esto:


Sí, ya hasta pongo estanterías dobles.




Y esto:





Y esto:





Y toda la biblioteca familiar (ahora repartida entre los hermanos tras la muerte de mi madre):


Recreación de la biblioteca familiar

 

2. Estudia

Cómprate todos estos libros:

Y estúdiatelos. Toma apuntes e intenta llevar a la práctica lo que has aprendido. No te saldrá a la primera, ni a la segunda, ni a la tercera, pero estarás en camino….

Y, sí, los libros que te enseño están en inglés porque la mayoría de lo que se publica en español es filfa, así que si no te manejas con el idioma de Shakespeare, añade otra tarea más.

3. Haz talleres de escritura

Yo no paro. Enlazo uno detrás de otro. Ahora estoy con los de Holly Lisle. ¡Una auténtica gozada!

Sé listo y pregunta e infórmate antes de apuntarte a uno. La mayoría de los que se ofrecen en lengua española ni siquiera merecen el tiempo que se emplea en leer la página de venta.

¿Bueno, y ya está? ¿Así seré escritor?

Pues no.

Nada de esto será suficiente si no lo llevas a la práctica.
Ahora llega el momento de sufrir:
¡de ponerse a escribir!

 

4. Practica

Anda por ahí la teoría de las diez mil horas. El tiempo necesario para adquirir la práctica que te convertirá en maestro del arte en el que desees destacar. Gabriella Campbell te explica aquí cómo aprovecharlas y también te da una buena lección de lo que significa la práctica en 14 lecciones que he aprendido después de 1.095 días de escritura.

Estas dos últimas puertas de salida que te he dejado sí te enseñaran algo. Si yo fuera tú, las aprovecharía.

P.D. y conclusión

no te ofendas si eres niño LOGSE. Tú no tienes la culpa del detestable sistema educativo que te han obligado a engullir, pero debes ser consciente de las limitaciones a que te ha condenado. Mira, este fin de semana quedé a comer con algunas escritoras. Una de ellas, que fue profesora de escritura, me dijo: «¿Pero cómo voy a enseñar las bases de un género -aquél del que ella se hacía cargo- si los alumnos que me llegan ni siquiera saben escribir?».

Tienes mucho trabajo por delante si quieres llegar a ser escritor. Puedes conseguirlo. Pero no hay atajos. Créeme.

P.D. 2



Mientras escribo este artículo, el cartero acaba de llegar y me ha traído esto:




No dejes de aprender nunca. Pero, por favor, deja de perder el tiempo con blogs y aprende bien.



También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies