Diario de una escritora

 

Hace algunas semanas supe, a través del blog de Miguel Ángel Alonso Pulido, acerca del diario que Dean Wesley Smith publica en su blog sobre su día a día como escritor. Me pareció una idea curiosa y me pregunté qué impacto tendría en mi escritura hacer algo parecido y también si te interesaría a ti conocer lo que se cuece detrás de un escrito, así que me planteé tomarla prestada y decidí imitar a Dean Well y publicar un diario sobre la escritura de la segunda novela de Las cosas y casos de la Señora Starling, Muerte en los Hamptons, aunque sin duda no voy a ser tan meticulosa como Dean, o como el propio Miguel Ángel (que también ha empezado la publicación de su diario) y probablemente el mío se salte de vez en cuando alguna jornada.

En cualquier caso…, hoy empiezo.


Ya me dirás qué te parece.

Día 1

 

Los comienzos no son fáciles…

Bueno, tampoco lo son los finales ni la parte media, pero si no se empieza por alguna de ellas la novela jamás se completará.

Cuando esta mañana encendí el ordenador y abrí Scrivener, aspiré hondo antes de poner los dedos sobre el teclado. Daba un poco de miedo, la verdad.

Y eso que tenía claro por dónde empezar. Pese a que en este blog te he recomendado que empieces tu novela policíaca por el final, voy a ser sincera contigo: yo he empezado hoy por el principio. Por la que será (si no hay cambios posteriores) la primera de las escenas.

 

Donde dije digo, digo Diego

No, no es que me salte mis propios consejos a la torera, uno de estos días me liaré la manta a la cabeza e intentaré componer una primera versión de la escena en la que se resuelve el caso, pero hoy necesitaba entrar en la historia, asomar la cabeza dentro de ella y empezar a vivir con los personajes, y a la verdad es que la experiencia ha sido buena, no me puedo quejar: tres escenas del primer capítulo acabadas (hablo siempre del borrador), en las que me las he apañado para poner en acción a 8 de los personajes que poblarán la novela y mencionar a dos (tres, en realidad) más de ellos, así como dar las primeras pinceladas al escenario en el que va a transcurrir la historia y (creo) situar al lector.

 

¿Quieres empezar con buen pie tu novela policíaca?

Descárgate la mini guía

"Los 3 principales errores al escribir novela policíaca y su solución"

 

De 1200 a 1834

1200 son las palabras diarias que me he fijado como meta, aunque me doy cierta libertad con respecto a este número (tanto por arriba como por abajo).

Hoy el saldo ha sido positivo. En concreto he escrito 1834 palabras, pero sé que habrá jornadas en las que quizá no alcance el objetivo que me he propuesto. No tanto por pereza (que algún día así habrá) sino porque, a medida que avance, surgirán nuevas ideas que tendré que ir ajustando dentro de la historia y que probablemente ralentizarán mi ritmo de escritura.

 

 

Constancia y miedos

No importa si un día no alcanzo la meta (ya aviso de que a mediados de mes habrá tres o cuatro en los que no podré escribir nada por razones que no vienen ahora a cuento), lo importante es la constancia y romper con los miedos.

El primero de ellos lo superé esta mañana. Veremos qué depara la segunda jornada

 

También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies