Día 5

1-Agosto-2017



El quinto día de trabajo de la nueva novela ha sido productivo: han caído 2093 nuevas palabras y ya van 8731. ¿Debería estar contenta?


 

Ambición. ¿Hasta dónde debe llegar uno?

Ayer acabé el artículo con esta pregunta y lo hice porque hacía días que venía rondándome la cabeza.

Si te acuerdas, el primer día fijé una media de 1200 palabras diarias, aunque me daba cierto margen por arriba y  por abajo. Hasta el momento he superado esa cifra, aunque tampoco es que me enorgullezca por ello.

Lo que en realidad ha venido preocupándome estos días es si 1200 palabras son producción suficiente para alguien que desea convertirse en escritora profesional.

 

A cada día le basta su afán

Y, por supuesto, habrá jornadas en las que las 1200 palabras se presenten como un objetivo inalcanzable. Pueden pasar tantas cosas…

Eso es normal. La vida a veces es azarosa y se presenta con sorpresas inesperadas. Lo mejor, en esos casos, es asumirlo y confiar en que al día siguiente la cosa vaya mejor.

¿Pero y en el día a día, cuando no ocurre nada? ¿Cuánto debe escribir alguien que quiere vivir de sus libros?

 

Un mínimo de 1500

Creo que ése es el mínimo que debería fijarme si de verdad quiero creerme lo de la escritura profesional.

El problema es que es verano, aunque no debería serlo (el problema, no la época estival).

Lo digo porque en cierto modo me planteé estas vacaciones como una especie de ensayo: «Imagina que tu vida fuera así, que dispusieras de todo el día, ¿cómo te lo plantearías? ¿Serías capaz de escribir de tomar esto como un trabajo, tal y como hacen los escritores profesionales?».

¿Quieres empezar con buen pie tu novela policíaca?

Descárgate la mini guía

"Los 3 principales errores al escribir novela policíaca y su solución"

El ensayo no está resultando

Si se mira la producción diaria de palabras, podría parecer que sí, pero no, no lo está haciendo.

En mi vida habitual soy muchísimo más productiva. Además de escribir, me ocupo de otras muchas actividades a las que ahora no hago ni caso.

Sí, hoy he escrito 2093 palabras (bueno, y este artículo), pero son las cinco y media de la tarde, miro hacia atrás y veo que lo único que he conseguido ha sido eso:

  • Dos mil palabras de la nueva novela.
  • Un paseo de una hora.
  • La comida y un poco de sobremesa.
  • El artículo del diario.

¿Todo un día para eso…?





Supongo que el organismo lleva un ritmo diferente en verano, pero está claro que así no puedo seguir. Si éste fuera realmente el ensayo general, la obra resultaría en un auténtico fiasco.

Tendré que preguntarme cómo mejorar. Veremos mañana cómo va la cosa.



También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies