Día 11

7-Agosto-2017



Sigo avanzando. Hoy han sido 1806 las palabras que he escrito y puedo añadir a este “Diario de una escritora”. Toda una nueva escena en el capítulo 6 (de momento va situada ahí, pero puede que la cambie de lugar más adelante) y un añadido a la tercera escena del primer capítulo que me va a permitir… introducir un chantaje en la novela.


 

Y ahora, si piensas que algún día te apetecerá leer “Muerte en los Hamptons”, borra la información que acabo de darte o puede que te chafe la historia 😉


 

Todo depende del color del cristal con que se mira…

El primer día que fui a clase en la universidad, tropecé en las escaleras de entrada y no llegué a probar el suelo porque puse la mano. Cuando volví a casa y mi madre me preguntó qué tal me había ido, le conté el incidente. «Bueno, me dijo, míralo de esta forma: ése es el mejor lugar para tropezar en la etapa que acabas de empezar».

Lo mismo ocurre en una novela. El mejor lugar para trastabillar y dar pasos en falso es al principio y, si puede ser, fuera de ella, como me ocurrió a mí en aquellos dichosos escalones.

Hace once días miraba la historia con cierta suerte de respeto. Tenía algunas ideas muy claras, otras que no me convencían demasiado y bastantes huecos que no sabía cómo iba a llenar.

 

Si no insistes, nunca sabrás si eres capaz

Pero si no resistes la tentación de ese diablo que se te mete en la cabeza y que te repite machaconamente que no serás capaz, no sabrás si tienes razón o no.

Hoy, once días después de haber comenzado la novela, la veo con mucha más claridad y la miro con una confianza que no habría adquirido si no me hubiera sentado ante el ordenador jornada tras jornada, apartando con manotazos, como a una mosca molesta, la maldita voz de mi propio pensamiento.

¿Quieres empezar con buen pie tu novela policíaca?

Descárgate la mini guía

"Los 3 principales errores al escribir novela policíaca y su solución"


Tápate los oídos y sigue

Es mi consejo cuando las dudas te asalten. No pienses en ellas, porque te vencerán. Simplemente enciende el ordenador y empieza a teclear.

Si persistes, tarde o temprano la historia saldrá adelante. Ella guarda secretos que sólo te desvelará si te ganas su confianza y, para ello, tienes que pasar mucho tiempo a su lado.

Cada día es una pequeña batalla que ganas y que te acerca un pasito más a tu objetivo: escribir una novela que haga disfrutar al lector y, por supuesto, nunca lo olvides: a ti también.

¿Quieres que te cuente un secreto? Si quieres ser escritor sólo hay una cosa que debes hacer: escribir.


Mañana, más.



También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies