Día 26

29-Agosto-2017



Si sigues este “Diario de una escritora”, habrás visto que ayer no escribí. Tenía el día laxo…

 




Hoy no es que lo haya tenido mejor, pero he sido capaz de superar la pereza, desidia, cansancio o lo que sea que me ha atacado.

 

Necesito un cambio

Tengo ya ganas de que llegue el otoño. El verano me cansa muchísimo. Incluso aquí, en el norte, la época estival se me hace cuesta arriba, aunque por supuesto no tanto como en Madrid, que los últimos veranos parece haberse convertido en un desierto, no por la vegetación sino por las temperaturas.

 

Pero hoy escribí

A pesar de ello, hoy he escrito. Quería haber alcanzado las dos mil palabras, pero me he quedado en 1443.

Quería haber alcanzado las 35000 en agosto, pero no voy a lograrlo.

De todas formas, estoy satisfecha con el avance que he conseguido a lo largo del mes y, además, hacer el seguimiento de palabras diarias me va a ayudar a entender mejor cómo funciono como escritora. Cómo responde mi cuerpo y qué puedo esperar de él cuando el día no se presenta propicio.

Si quieres saber cuándo publico mis novelas, suscríbete a mi lista.

¿Tú no te animas?

Si también eres escritor, te animo a que hagas este experimento. Aprenderás muchísimo de ti mismo, de tus costumbres, tus necesidades, tu motivación…

Espero verte mañana por aquí y que conste que ese “espero” se debe más a las dudas que tengo sobre si apareceré yo. Igual tengo otro día laxo…



También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies