A lo mejor crees que es el lugar donde se desarrollan los hechos. Quizá incluso metas dentro la época en que acontecen… Y no estarás equivocado. No del todo, al menos.

Pero un poco sí…





Porque el escenario de una novela es mucho más que el espacio y el tiempo en el que sucede la historia, y si quieres ser un buen novelista más te vale aprender a manejarlo.

 

Cómo construir el escenario de tu novela

 

Dónde y cuándo

Vale, estamos de acuerdo en que estos datos forman parte del escenario de una historia.

Y también estamos de acuerdo en que son imprescindibles para mantener orientado al lector a medida que ésta se desarrolla.

El problema es cuando, como escritores, nos quedamos en ellos y no vamos más allá.

Mucho más allá.

Muchíiiiiiisimo más allá.

 

 

Te habla la voz de la experiencia

A mí me ha pasado, por supuesto, como a todo aquél que un buen día abre el ordenador y se pone a escribir. Te dedicas a describir el espacio y de vez en cuando metes una referencia temporal, casi más para no perderte tú que para orientar al lector.

¡Y con eso crees que ya tienes el trabajo hecho!

Hasta que un día empiezas a notar que los textos de los otros tienen algo de lo que los tuyos carecen.


¿Qué será, será…?

 

Vaaaale, lo que te falta no siempre se refiere al escenario de tu novela. A veces son los personajes los que fallan, otras veces es el ritmo, el estilo… Y entonces nos ponemos como locos a estudiar sobre esas cosas.

Lo cual está muy bien.

Porque mejoramos. Nos sentimos guay. Pensamos que estamos avanzando, que cada día nos superamos como escritores…

¡Y es verdad! Avanzamos, claro que sí.

¡Pero seguimos sin prestar atención al escenario!

¡Y continuamos cometiendo los mismos errores.

  • Mucha descripción.
  • Poca.
  • Ninguna referencia espacial.
  • Ninguna temporal.
  • Excesivas referencias espacio-temporales.

 

Hala, ya tenemos al lector perdido o, ¡peor aún!, aburrido.

Tan perdido y aburrido como nosotros.

¿Por qué demonios no funciona mi historia?



No, no está buscando el móvil. Está buscando una solución.

 

Igual es porque no sabes manejar el escenario.

 

Aprender sin saber que lo estás haciendo

A mí se me daba más o menos bien la ambientación, o al menos eso es lo que me han dicho mis lectores después de leer mis novelas. Un día me pregunté qué es lo que hacía para crear esa ambientación y me puse a buscar la respuesta.

Muchos de los conocimientos que utilizamos cuando escribimos los hemos adquirido a través de la lectura, por eso leer es uno de los mandamientos del escritor. El problema es que así aprendemos sin ser conscientes de ello y la mayor parte de las veces utilizamos esos recursos por pura chiripa, sin saber que lo estamos haciendo.

De forma que no podemos repetir el proceso cada vez que queramos porque lo desconocemos.

 

El escenario de tu novela

Ése era mi problema cuando me enfrentaba al escenario de mis novelas, que lo iba creando por instinto. Por eso unas veces me salía bien y otras…, bueno, “apañao” sólo.

Para resolverlo, me puse a estudiar. Me compré un montón de libros sobre cómo construir un buen escenario, cómo y cuándo incluirlo en la historia, de qué forma podía utilizarlo para enriquecerla, etc., y, ya de paso, me puse a escribir mi propio libro.

Es el método que mejores resultados me da para aprender: escribir un libro. A lo mejor te parece presuntuoso, pero cuando leí que Joanna Penn hacía lo mismo cada vez que quería aprender algo nuevo, me sonreí para mis adentros (y, no, no estoy comparándome con ella en absoluto).

El caso es que cada maestrillo tiene su librillo y yo, desde que era estudiante, he utilizado este método: el de fabricarme mis propios apuntes (en aquella época) y escribir libros en ésta.

 

Mi nuevo libro

Por eso hoy puedo presentarte mi nuevo libro de no ficción: Cómo construir el escenario de tu novela, en el que te cuento:

  • Qué es el escenario y por qué es tan importante.
  • Cuáles son sus elementos.
  • Para qué puedes utilizar el escenario (además de para mantener orientado al lector).
  • Cómo trabajarlo para sacarle el mayor partido posible.
  • Cómo incorporarlo a la historia de manera eficiente.
  • Con qué herramientas cuentas para construirlo.
  • Y muchos puntos más.

He trabajado duro para aprender cómo construir un buen escenario. He leído un montón de libros y artículos, he investigado, he buscado ejemplos con los que ilustrar la parte teórica y éste: Cómo construir el escenario de tu novela es el resultado, masticadito y al grano para que, si crees que también puede resultarte interesante a ti, lo tengas fácil.

Y ahora, además, y hasta el 25 de octubre, está en preventa a un precio tan “apañao” como los escenarios que creaba en mis historias antes de saber conscientemente cómo hacerlo.



También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies