En el super artículo de hoy, 5 escritores nos cuentan por qué es importante planificar tu carrera literaria. Cuando se da el paso de la mera afición a la profesionalización, hay que actuar como un profesional y para ello todos necesitamos, entre otras cosas, un buen plan.





Hoy Carlos del Río, Ana González Duque, Víctor Selles, J.C. Sánchez y Pablo Ferradas visitan el blog para contarnos por qué es importante organizar tu carrera literaria y cómo lo hacen ellos.

Pasa y siéntate, porque el artículo es largo y no tiene desperdicio 🙂



5 escritores nos cuentan por qué es importante planificar tu carrera literaria

 

Carlos del Río

 

Soy escritor y nací en Cantabria en 1979. Tengo una licenciatura en Periodismo (UPV), una diplomatura en Montaje Cinematográfico (ECAM), y el certificado de Proficiency in English (C2) de la Universidad de Cambridge. También soy coach de vida y maestro practicante de PNL titulado (American Union of NLP).
He publicado la colección de cuentos contemporáneos Vivir soñando, el libro para aprender a escribir ficción Atrévete a ser escritor, el cual alcanzó el número 1 en la categoría de Creación literaria y redacción de textos del Amazon español y La aventura de ser escritor, para ayudar a los escritores a
tener una carrera literaria. Además, he escrito una novela de fantasía urbana y otra de fantasía juvenil que serán publicadas en breve.
Desde 2015 soy profesor de escritura creativa en un curso presencial de nueve meses, que incluye nociones de coaching y programación neurolingüística. A partir de 2018 la versión online, para hacer a tu propio ritmo, estará disponible en mi blog.

 

¿Crees que es importante que un escritor organice su carrera literaria?

Es importante que tenga claro qué quiere conseguir, y qué tiene que hacer día a día para lograrlo. Si no sabes lo que quieres, es imposible saber si te estás acercando o alejando. Si juegas a los dardos, tienes que apuntar a la diana. Con un plan de trabajo, estás apuntado a la diana, al centro.

No es cuestión de escribir y escribir sin parar, estando siempre activo; los hámsteres están activos en sus ruedecitas. Tienes que reconocer qué es lo verdaderamente importante y priorizar tareas: primero haces aquello que te ayude a avanzar en tu carrera literaria, el resto es secundario.

Tu destino está en tus manos

Es cuestión de saber qué está en tus manos conseguir, que es muchísimo más de lo que muchos se piensan (tu destino depende de ti, no de otros; otros te pueden echar una mano, o una mano al cuello, pero de ti depende saber jugar tus cartas), y dar pasos constantemente para llega a tu meta.

Y luego te pones otra y otra y otra.

¿Cómo organizas tú la tuya? ¿Haces planes a corto, medio y largo plazo?

Año a año me planteo cómo crecer como escritor, qué libros o cursos voy a tener disponibles en los siguientes meses, y dónde puedo encontrar nuevo público. Si algo falla, lo modifico para no cometer el mismo error la siguiente vez.

Hasta ahora, nunca he hecho una planificación a largo plazo. Tenía que encontrar mis géneros (me encanta lo paranormal, el terror, la fantasía y la ciencia ficción, y leer thrillers, pero de momento no me atrae escribirlos) y superar muchas trabas psicológicas que limitaban mi creatividad.

A partir de 2018 empezaré a publicar novelas (si no las quieren las editoriales, las publicaré yo), y voy a publicar un nuevo libro cada año, o año y medio como máximo. Tendré que ser muchísimo más organizado que ahora.

¿Llevas un control de tu planificación? ¿Utilizas alguna herramienta para ello?

Soy muy cutre y utilizo documentos de Word. Controlo lo que voy avanzando y los resultados que obtengo: ¿he acabado a tiempo un libro?, ¿se venden mis libros?, ¿se apunta la gente a mis cursos?, si subo el precio, ¿se siguen apuntando?, ¿me contratan en algún sitio para impartir talleres?, ¿cuánto dinero gano al año por libros, cursos y talleres?, ¿quién paga bien?, ¿quién paga mal?, ¿merece la pena repetir con ellos?…

Con mis novelas no me pongo una fecha límite, pero sí una meta final de palabras (100.000) y un objetivo diario (la última vez fueron 900 palabras al día). Esté inspirado o no ese día, me apetezca o no, no paro hasta llegar a ese número de palabras.

Con mis libros de no ficción me impuse una fecha de publicación. No controlaba las palabras que escribía cada día, pero sí que avanzara, trabajando varias horas diariamente para lograrlo, sin perder de vista que el tiempo se me iba agotando. En ambos casos cumplí con la fecha límite. Desde el comienzo hasta la publicación (soy hombre-orquesta, y hago todas las fases), Atrévete a ser escritor me llevó unos seis meses, y La aventura de ser escritor nueve.

Descanso los domingos, y si es posible, algún sábado por la tarde.

Si vives en un mundo de fantasía y piensas que escribir es cuestión de inspiración y talento, malo, malo.

Y por primera vez, después de ocho años, voy a planificarme las entradas de mi blog. Sacaré las palabras clave relacionadas con escritura creativa y aprender a escribir, y así tendré los temas a tratar durante los siguientes meses.

Si quieres ser escritor, olvídate de las excusas y prepárate para trabajar. Quien algo quiere, algo le cuesta.

¿Con la planificación se pierde el tiempo o se gana?

Se es mucho más productivo y evitas el gran peligro de trabajar muchísimo sin ir a ningún sitio, que es algo que me pasó con mi blog: escribía y escribía y escribía para un público que no era mi público objetivo, y encima me quitaba tiempo para escribir libros

Planificando se gana tiempo. Sabes si te acercas o no a tus objetivos, sabes cuánto tienes que trabajar cada día o semana, y sabes qué tienes que ir modificando para lograrlos.

Es como la gente que quiere estar en forma: tiene un plan de ejercicios semanal, y lo cumple a rajatabla; de lo contrario, don michelín y doña grasa contraatacan.

¿Aconsejarías a un escritor que se tomara el tiempo de organizar su carrera literaria y estableciera un sólido plan de acción?

Sí. Incluso si ha sido muy ambicioso y ha creado un plan imposible de cumplir, le da unas pautas de trabajo, un mapa de carreteras. Solo tiene que modificarlo para adaptarlo a su nivel de destreza como escritor y al tiempo disponible que tiene.

Ana González Duque

 

Ana González Duque es escritora de fantasía juvenil y comedia romántica, bloguera, podcaster y profe de marketing online para escritores. Además, trabaja como directora editorial de una editorial de libros médicos, hace lecturas editoriales, tiene dos hijos, un marido y dos gatos. Sorprendentemente, sobrevive y tiene tiempo para leer. Encontrarás decenas de grandes artículos en su blog.


¿Crees que es importante que un escritor organice su carrera literaria?

Creo que es importante, para ser productivo, que organice su vida en general. Si no, te pasas el día como pollo sin cabeza, diciéndote a ti misma “Tengo que…” y, cuando llega la noche, te das cuenta de que no has hecho ni la mitad de las cosas que tenías que hacer. Imposible sacar un libro de ficción y uno de no ficción al año (que son mis mínimos) si no te organizas.

¿Cómo organizas tú la tuya? ¿Haces planes a corto, medio y largo plazo?

Hago planes a corto, a medio y a largo plazo. Los tres. A corto: los domingos por la noche, agendo la semana completa. Todo, escritura, corrección, la comida, las lavadoras, si tengo que recoger a no-sé-quién o llamar-a-no-se-cuántos. Cada día, al terminar la jornada, reagendo el día siguiente. A veces, surgen imprevistos y no puedes hacer lo que habías planificado. Las tardes de los viernes suelo dejarlas libres. Si he llevado bien el trabajo durante la semana, estupendo, tengo tarde libre. Si no, es una tarde de poner al día atrasos de la semana.

En el corcho delante de mi escritorio, tengo un planning semanal y un planning mensual doble: uno de contenidos del blog, podcast, etc.y otro de los eventos más importantes del mes.

Y en la agenda tengo una planificación anual de los cursos y libros que quiero sacar en un año y cuándo voy a hacerlo.

¿Llevas un control de tu planificación? ¿Utilizas alguna herramienta para ello?

Uso una agenda de papel, un corcho con calendarios de papel. Lo único que sí que uso digital es una herramienta de contaje de tiempo para poder facturar las horas, que es Toggl.

¿Con la planificación se pierde el tiempo o se gana?

Indudablemente, se gana. Pero es verdad que hay que establecer una rutina y esa rutina no llega hasta que llevas dos o tres meses haciendo lo mismo, así que los beneficios al principio no son tan objetivables.

¿Aconsejarías a un escritor que se tomara el tiempo de organizar su carrera literaria y estableciera un sólido plan de acción?

Por todo lo anterior, porque lo importante es terminar las cosas, ir consiguiendo tus objetivos paso a paso y, sin planificación, creo que es imposible. Pero tanto a la hora de escribir como de organizar tu vida. Quieres escribir una novela para tal fecha. Pues sabes que una novela media tiene unas 50000 palabras, divide según tu cupo normal de palabras y sabrás cuánto tiempo va a llevarte el primer borrador. Es verdad que, al principio, en la primera, vas a tardar más tiempo, pero después vas conociéndote como autor y sabes los tiempos (sobre todo, si en la primera te has tomado la molestia de registrar el avance) y puedes organizarte.

Víctor Selles

 

Víctor Selles (Madrid, 1985) fue ganador del III Concurso Internacional de Relato Bruma Negra organizado por el Ayuntamiento de Plentzia y seleccionado en el premio Cosecha Eñe 2016. Sus cuentos han sido publicados en más de una docena de antologías de diversas editoriales y revistas.

También ha sido profesor de escritura creativa en Ateneo Literario e impartido clases prácticas de narrativa transmedia en la Universidad de Hull. Puedes encontrar sus artículos en su blog.

 

¿Crees que es importante que un escritor organice su carrera literaria?

A partir de cierto punto, sí. Sin embargo, creo que antes es necesario un periodo de práctica, de pruebas; preguntarse, ¿es esto para mí? ¿Qué resultados espero obtener? ¿Estoy dispuesto a afrontar los sacrificios que conlleva?

Muchos de nosotros tenemos aspiraciones profesionales, pero a la hora de la verdad la mayoría no se toma la escritura como un trabajo “serio”, sino que le dedica el mismo tiempo que a otras aficiones. En este sentido, creo que planificar una carrera es un paso que tiene que venir después de una larga reflexión y de un tiempo de pruebas y de juegos con lo literario.

 

¿Cómo organizas tú la tuya? ¿Haces planes a corto, medio y largo plazo?

Hago planes a corto (días, semanas y meses) y medio plazo (un año o dos vista) y tengo una idea general de lo que quiero conseguir a lo largo de mi vida como escritor, ya sea como profesional o como aficionado. Y, como supongo que le pasará a todo el mundo, tengo muchos proyectos en los que me gustaría embarcarme, cada uno en un estado diferente de madurez. Pero son para toda una vida. Eso sí, los planes a largo plazo cambian constantemente y no nos queda más remedio que adaptarnos a las circunstancias.

 

¿Llevas un control de tu planificación? ¿Utilizas alguna herramienta para ello?

Llevo un control bastante exhaustivo, pero no utilizo ninguna herramienta especial, solo documentos de texto en los que voy apuntando objetivos y fechas, o bien hojas de cálculo donde puedo comprobar mi rendimiento a lo largo del tiempo.

La única herramienta más o menos seria que uso es Pacemaker, una página web que funciona de un modo similar al contador del NaNoWriMo: pones un plazo de tiempo y un número de palabras y vas actualizándolo día a día. Es sencillísimo de usar, funciona de maravilla y ayuda bastante con la motivación.

¿Con la planificación se pierde el tiempo o se gana?

Quizá ni se pierde el tiempo ni se gana, pero con la planificación uno descubre a dónde quiere ir, y creo que ese es el primer paso para llegar hasta allí. Por otra parte, lo normal es que un escritor más organizado acabe siendo más productivo, aunque solo sea por la pequeña motivación diaria de ver cumplidos poco a poco nuestros objetivos.

 

¿Aconsejarías a un escritor que se tomara el tiempo de organizar su carrera literaria y estableciera un sólido plan de acción?

Sí… siempre y cuando la literatura haya dejado de ser una afición para él y haya pasado a convertirse en algo más serio. Reconozco que me resisto un poco a pasar por el aro, porque no quiero convencer al personal de que se tome la escritura de primeras como un trabajo al modelo capitalista, con sus métricas y sus plazos y sus objetivos; no creo que sea muy sano ni realista para un escritor novel. Lo primero es pulir la técnica y terminar lo que empezamos y después ya viene todo lo demás.

 

José Carlos Sánchez

 

J.C.Sánchez es escritor. Ha participado en antologías como La isla del escritor o Grimorio 13. Se licenció en derecho, después se especializó en derecho del deporte, derecho de autor y propiedad intelectual. Esto le sirve para asesorar a escritores con respecto a las dudas que le

surgen en sus contratos con editoriales y el desarrollo de su carrera literaria. También escribe poesía (El versador de sueños), ensayo (Codex Templi) y acaba de terminar su primera novela. Como mente inquieta que es, dirige y presenta el programa de radio Libropolis, que emite los jueves por las tarde de 19-21h World Press Radio. Puedes encontrarle en sus redes sociales, pero sobre todo en su web.

 

¿Crees que es importante que un escritor organice su carrera literaria?

Es muy  importante por la misma razón que necesitas saber el final que quieres para tu historia: para tener un lugar al que dirigirte, un objetivo. ¿Cuántas veces salimos de casa sin saber dónde vamos? Alguna vez puede que nos pase, pero la realidad es que eso no suele darse a menudo. Necesitamos objetivos para organizar nuestros esfuerzos.

¿Cómo organizas tú la tuya? ¿Haces planes a corto, medio y largo plazo?

Yo me tracé un plan hace ya algo más de dos años. Decidí abandonarlo todo para dedicarme a escribir, lo cual de por sí ya era un plan arriesgado. El largo plazo no suelo utilizarlo muy a menudo, quizá deberíamos hablar sobre qué consideramos largo plazo y qué no. En general soy más de corto y medio plazo. Objetivos medibles y alcanzables. La madurez ha llamado a mi puerta. Los grandes planes de dominación mundial quedaron en sueños de juventud ;P

 

¿Llevas un control de tu planificación? ¿Utilizas alguna herramienta para ello?

Si queremos tener objetivos medibles y alcanzables, debemos controlar la consecución de los mismos. Por tanto, sí, controlo mi planificación y las cosas que he de hacer día a día. No me desespero si no cumplo con alguno de los objetivos planteados en el día a día porque reconozco que soy muy exigente, pero procuro cumplirlos. He tratado de usar varios gadgets informáticos, programas y demás… Pero voy a contarte, ahora que estamos a solas, que lo que mejor me va es la libreta, apuntar a mano, e ir tachando las cosas que voy cumpliendo. Al final del día veo si algo me ha quedado para el siguiente o no. En ocasiones me he puesto un trozo de papel con las mismas con un celo en la pared de mi despacho, justo delante del ordenador.

¿Con la planificación se pierde el tiempo o se gana?

Yo diría que se invierte tiempo. Lo de tomar el tiempo en términos de derrota o victoria es peligroso porque siempre tienes las de perder cuando hablas de “paso del tiempo”. Lo que sí puedo decirte es que la agilidad que se tiene a la hora de escribir cuando tienes pensado con anterioridad qué quieres decir, cuándo y cómo, agiliza muchísimo las cosas. Cuando no lo hacía, me costaba mucho más avanzar y sobre todo crear narraciones largas. Organización y productividad, siempre van de la mano. Eso no es que sea necesariamente bueno ni malo, cada uno sabrá en función de sus intereses. He podido percibir que cuando planifico, el ritmo de mis historias es mucho más fluido, por poner un ejemplo.

¿Aconsejarías a un escritor que se tomara el tiempo de organizar su carrera literaria y estableciera un sólido plan de acción?

Aconsejaría a un escritor que se tome tiempo todos los días para preguntarse qué quiere hacer y si está dispuesto a sacrificar ciertos aspectos de su vida por tener una carrera literaria. Eso por descontado. Si está dispuesto a caer y volver a levantarse, cada día. Si de verdad quiere escribir, que se pregunte por qué quiere hacerlo y para qué… Si su respuesta es únicamente económica o tiene que ver con otra respuesta que no sea la necesidad de contar historias, plantear preguntas a sus lectores, divertirse con ellos a través de la narración o transmitirles un desasosiego personal por citar algunos aspectos, le aconsejaría que lo dejara. Se habría equivocado de profesión. Para todo eso, trazar un plan e ir cubriendo etapas, sin prisa pero sin pausa, es más que necesario. Es obligatorio.

 

Pablo Ferradas

 

Enfermero de profesión. Después de perder varios concursos literarios y recibir rechazos de editores y agentes cayó en el sendero de la autopublicación. Entonces fue cuando comprendió por qué sus novelas nunca se llevaban ni los premios de los concursos ni el amor de los editores. Invirtió tiempo y dinero en aprender a hacer las cosas mejor y logró que su primera novela autopublicada, La caja de Bernit, alcanzara el número uno de Amazon en la categoría de literatura juvenil fantástica. Acaba de publicar su segunda novela, La esfera imperfecta. Una novela juvenil de ciencia ficción que también se colocó número uno en Amazon durante el periodo de preventa.

En su web y en su canal de Youtube habla de literatura juvenil fantástica y ciencia ficción, da consejos para escritores y nos saca una sonrisa con sus reseñas musicales. No te lo puedes perder.

 

¿Crees que es importante que un escritor organice su carrera literaria?

De hecho creo que es vital. Te lo dice un despiste ambulante, un desastre con patas ;D. Ser profesional en cualquier disciplina significa ser responsable y comprometerte a realizar un trabajo. Si uno comienza un proyecto sin una planificación previa, tiene muchas más probabilidades de que este se vaya al traste antes o después por diferentes motivos: que el trabajo suponga una inversión de tiempo o dinero mayor a la que se puede aportar, que llegue el desánimo por no ver recompensado el esfuerzo dentro de un plazo determinado, que surja alguna dificultad inesperada a la que no sepamos o no podamos hacer frente…

Antes de arrancar cualquier proyecto, lo mejor es sentarse a analizar los recursos con los que uno cuenta y el tiempo del que se dispone, o que necesita, para desarrollarlo.

¿Cómo organizas tú la tuya? ¿Haces planes a corto, medio y largo plazo?

Siempre he hecho “cienes y cienes” de planes. Pero solo desde que soy un poco más organizado los cumplo casi todos. No hay misterio, es cuestión de ser más realista a la hora de planificar y ser muy consciente de mis limitaciones para no abarcar más de la cuenta.

Planifico a largo plazo, algunos proyectos incluso con varios años de antelación. Después utilizo el viejo truco de descomponer las tareas más complicadas en otras más sencillas y ponerlas en la agenda para ir sacándolas adelante a medio o a corto plazo.

Las piezas más pequeñas son los pomodoros (pequeñas fracciones de tiempo) que utilizo a diario para separar diferentes tareas: escribir narrativa, canal de youtube/blog, redes sociales…

Este sistema de trabajo me ayuda a concentrarme en hacer lo mejor posible cada una de las tareas sencillas, como el que saca lustre a un par de tornillos sin darse cuenta de que en realidad está montando la Estrella de la Muerte XD. Me da seguridad, tranquilidad y me quita agobios cuando surgen los imprevistos que hay que agendar para solucionarlos a corto plazo.

¿Llevas un control de tu planificación? ¿Utilizas alguna herramienta para ello?

Como diría un anuncio: “Soy un desastre con patas y la planificación cambió mi vida”. Suelo llevar un control de mi planificación y ese control suele saltar por los aires cuando llegan las vacaciones. En verano o en un momento como este, con las navidades a la vuelta de la esquina, pierdo un poco el control. Surgen más imprevistos y soy más infiel al calendario. Pero soy consciente de que es por falta de práctica. Apenas llevo un par de años aplicando este sistema de trabajo, así que aún tengo muchas cosas que evaluar, aprender y mejorar. Por ejemplo: redistribuir mejor las tareas a lo largo del año para no sufrir estos altibajos.

No utilizo herramientas complicadas, una hoja de Excel, algunas listas en Evernote, el calendario y muchas alarmas en el móvil ;).

¿Con la planificación se pierde el tiempo o se gana?

Se gana mucho tiempo, porque no se pierde. Yo soy una muestra viva de ello ;D. En dos años he sacado dos novelas que llevaban años durmiendo en un cajón.

El tiempo es relativo ;). Yo no he corrido para cumplir esos objetivos. Lo único que he hecho es comenzar a caminar en la dirección adecuada, que ya es más de lo que había hecho hasta el momento. Y una de las etapas del camino pasaba por publicar esas dos novelas. Una de ellas empecé a escribirla hace casi veinte años, esa es la sutil diferencia entre estar quieto y andar despacito, pero andar ;).

A un despistado como yo le ayuda descomponer un proyecto en pequeñas tareas factibles u objetivos realistas y no tener que preocuparse más que de cumplir esos objetivos en sus plazos correspondientes.

Hace años no era capaz de terminar una novela… ni siquiera de escribir regularmente en un blog. Ahora escribo, llevo un canal de Youtube para el que incluso compongo música, he lavado la cara del blog, estoy activo en redes como Twitter, Facebook e Instagram, he escrito en algún curso, he dado alguna charla y también mantengo mi trabajo nutricional, mi casa que barrer, mis lavadoras que poner y una familia que, pese a todo, me aguanta. No digo que haya sido fácil o que haya conseguido todo esto desde el primer día. Sí digo que ha sido posible gracias a ser un poco más organizado.

Un ejemplo muy tonto y muy real de cómo la planificación mejora mi productividad: tengo una alarma en el móvil que me obliga a parar 15 minutos y almorzar. Parece una chorrada, pero antes de tener esa alarma no dejaba de trabajar por mucho que el hambre me pusiera las tripas del revés y las ideas dejaran de fluir por falta de combustible. Ahora hago ese parón breve y saco mucho más provecho al ratito posterior al almuerzo (con las pilas bien cargadas) del que sacaba antes en ayunas. No sé si en el futuro nos dominará una supercomputadora, pero yo ya me dejo dominar por una triste alarma… y me va bien ;D.

¿Aconsejarías a un escritor que se tomara el tiempo de organizar su carrera literaria y estableciera un sólido plan de acción?

Sin duda. Da igual si quieres vivir de la escritura o si solo escribes por placer. Si organizas el trabajo siempre conseguirás lo que realmente buscas: terminar tus proyectos.

Regalar novelas a tu familia, hacerte multimillonario con un bestseller, vender tus historias a Hollywood… todo pasa por acabar tus proyectos.

Planificar y organizar con años de antelación. Estas han sido las únicas herramientas que me han servido a mí y las que sigo utilizando. Te lo dice un despiste con patas y un desastre ambulante… ¿o era al revés?

Conclusión

Si has llegado a ese punto en que empiezas a considerar la escritura como algo más que una afición y te estás planteando la posibilidad de profesionalizarla, una buena planificación es un paso indispensable para guiar tu carrera literaria por el buen camino.

Los escritores que hoy visitan el blog así lo creen porque lo han experimentado en sus propias carreras. Del artículo de hoy me quedo con estas razones de por qué es importante planificar tu carrera literaria si quieres convertirte en un escritor profesional:

  • El destino de tu carrera literaria está en tus manos.
  • Hay que saber cuál es el punto de llegada y qué hay que hacer cada día para alcanzarlo. Para ello, con un buen plan de trabajo  te aseguras de apuntar a la diana.
  • Tener muy claro qué es lo verdaderamente importante y priorizar tareas.
  • Hacer un seguimiento de tu planificación te ahorra cometer los mismos errores otra vez.
  • Con una buena planificación, se gana tiempo, se es más productivo y se evita el ir a ninguna parte. “Organización y productividad siempre van de la mano”.
  • Una buena planificación te da pautas de trabajo y un mapa de carreteras.
  • Pero, para que surta efecto, hay que llevar un control de la planificación que hemos hecho. Sin él, lo más probable es que todo se quede en agua de borrajas.

¿Y tú? ¿Quieres controlar tu carrera literaria o, como dice Ana González Duque, pasarte el día como pollo sin cabeza?

Yo he sido un pollo descabezado mucho tiempo, hasta que (Víctor Selles lo define muy bien) dejé de tomarme esto de la escritura como una afición y decidí que lo convertiría en mi profesión. En ese momento, la organización y planificación de mi carrera literaria se volvió un elemento imprescindible para avanzar a buen paso y por el camino correcto.

De ahí “El escritor organizado”, un programa para planificar tu carrera como escritor a corto, medio y largo plazo. Si quieres más información sobre él, la tienes aquí.





Si tú también sueñas con ser un escritor profesional, empieza por organizarte correctamente.


Fotografía de entrada: Joanna Kosinska, Unsplash.



También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies