Fin de mes y toca escribir el Balance mensual nº 2, que ya avanzo que no va a traer muy buenas noticias. Como le decía el otro día por Twitter a Lectora de tot, que se ha unido a La malvada Liga del Mal, mi mes no pasa de un psss que, además, es un psss bajo.


Balance mensual nº 2. Febrero de 2018


He hecho cositas, por supuesto, y he ido avanzando aquí y allá, pero ni de lejos he llegado a todo lo que me habría gustado alcanzar. Bueno, vale de rollos preliminares y vamos al Balance mensual nº 2.




 

Balance mensual nº 2

Febrero de 2018

 

Otro mes que no ha ido bien

Me fastidia tener que empezar así el Balance mensual nº 2, pero mi cuerpo sigue sin responder al cien por cien. Puede parecer una excusa, pero yo (que soy la que lo sufre) sé que no lo es y que sólo puedo tirar hasta un determinado punto. Más allá de ese punto, no hay Ana. Sólo hay un cuerpo que duele y una mente que se niega a trabajar.

Pero voy mejorando

Y esto es algo positivo. Uno de mis propósitos para este mes era tomarme en serio mejorar mi salud. Hay algunos aspectos en los que no lo he conseguido, pero sí que he tenido éxito en otros, como el deporte.

Durante este mes he conseguido ser bastante constante con la cuestión del ejercicio físico, entre otras cosas porque el día que no lo hacía, lo pagaba.

  • Un día sin moverme = siguiente jornada fastidiada.
  • Un día sin ir a nadar = siguiente jornada (y siguiente y siguiente, hasta que volvía a la piscina) con el  cuello, los hombros, la espalda y los brazos hechos un asco.

Lo bueno es que estoy consiguiendo instaurar un hábito de ejercicio que sólo me salto por causas justificadas. Lo malo es que no debería haber ninguna: mi propósito para el mes de marzo al respecto es priorizar el ejercicio sobre todo lo demás, porque:

Día con ejercicio = día sin molestias = día más provechoso y feliz.



De modo que con respecto a este punto, el Balance mensual nº 2 se cierra de forma positiva.

Ahora vamos a lo negativo.

 

En lo que respecta a la escritura

Mi Balance mensual nº 2 en lo que se refiere a escritura es bochornoso.

¡Mirad cómo me llevo las manos a la cara y me oculto tras ellas! Qué vergüenza: el total de palabras escritas en febrero es de 7519. ¡Fijaos en cómo me sonrojo y parece que me va a dar un tarantantán!


Mirad cómo me sonrojo

Lo bueno

El mes no ha sido para tirar cohetes (más bien diría que ha sido para empezar a cavar un agujero en el que esconderme), pero alguna cosa buena sí ha habido:

  • Terminé de reescribir y repasar la Señora Starling 3, y se la envié a mis lectores cero.
  • Avancé bastante en la planificación de la novela de espionaje que mencioné en el Balance nº 1, pero no he escrito ni una sola palabra.
  • Le he dado también un empujoncito a la planificación de la Señora Starling 4.


Lo malo

Aquí viene la parte que anunciaba al principio de este Balance mensual nº 2:

  • Me había propuesto escribir la novela de espionaje mientras planificaba la cuarta entrega de Anne Starling, pero he fracasado rotundamente. Para ser franca, ni lo he intentado.
  • También quería tener finalizada la planificación de Starling 4 y no lo he conseguido. No por completo, aunque me doy por satisfecha con lo muchísimo que he avanzado. Tenía las ideas muy nebulosas y, aunque aún quedan aspectos por aclarar, la historia ya se va mostrando atractiva.
  • Quería tener bastante avanzada la maquetación de la Señora Starling 3 para publicarla en marzo y no va a ser posible. Aún está en manos de los lectores cero y queda mucho trabajo de corrección por hacer. Quizá pueda cumplir mi palabra y publicarla este próximo mes, pero, si así fuera, tendrá que ser muy avanzado marzo.
  • El blog y la newsletter no están abandonados, pero sigo trabajando en ellos a trompicones. No he logrado ser constante.

 

Propósitos para marzo

  • Ejercicio, ejercicio, ejercicio.
  • Tengo que empezar a escribir otra vez, sí o sí. No voy a comprometerme con un número concreto de palabras, pero la Señora Starling 4 empieza a escribirse en marzo ¡y no hay excusas!
  • Intentaré publicar la Señora Starling 3 a finales de mes o, a más tardar, principios de abril.
  • Y, venga, vale: voy a “intentar” una mayor constancia en el blog y la newsletter. De las redes sociales no digo nada. Tengo un límite… 😉

Y ahora vamos a otros menesteres…

Miniinforme de ventas

Si enero me sorprendió por lo bien que había ido, aun cuando me habían dicho que no era un buen mes, febrero se ha bajado del carro: las ventas han disminuido.

Y, sin embargo, estoy contenta: en lo que se refiere a ellas, el Balance mensual nº 2 recoge unas ventas superiores a lo que pensé que tendría en enero (que luego me sorprendió tan gratamente).

  • Carter & West nº 1: un 26% menos de ventas.
  • Un cadáver muy frío (Sra. Starling 1): un 6% menos.
  • Muerte en los Hamptons (Sra. Starling 2): un 46% menos.
  • Total de ventas: un 30% menos.
  • Ingresos: un 29,6% menos.

 

Como ves, todo está en números negativos con respecto a enero. Sin embargo, las ventas de febrero superan a las de diciembre del año pasado (pese a que fue el mes en el que lancé Muerte en los Hamptons, con la preventa y toda la parafernalia que lleva aparejada).

Carter & West y Un cadáver muy frío siguen en números más o menos constantes. La que ha bajado mucho este mes ha sido Muerte en los Hamptons. Se descalabra casi un 50%, pero es que las ventas en enero fueron muy altas.

¿Y de esto qué deduzco?

Tengamos en cuenta que éste es el Balance mensual nº 2 y que, por tanto, aún no dispongo de demasiado material para hacer comparativas, pero si obviamos las altas ventas de Muerte en los Hamptons de enero, lo que sí veo por el número de libros vendidos es que casi todo el mundo que compra Un cadáver muy frío repite con la señora Starling y lee Muerte en los Hamptons.

Supongo que la subida de las ventas de Muerte en los Hamptons que se produjo en enero corresponde a los lectores que Un cadáver muy frío había venido acumulando durante los meses anteriores a diciembre de 2017. De momento es la única explicación que encuentro. Ésa y que, es verdad, enero era el segundo mes de vida de Muerte en los Hamptons.

Espero ir refinando mis deducciones a medida que tenga los datos de más meses.

En resumidas cuentas: febrero ha sido un mes peor en ventas con respecto a enero (cuya subida bestial se produjo gracias a la segunda novela de la Señora Starling), pero mejor que diciembre. Pese a la bajada, estoy satisfecha por cómo van las cosas.

Y hasta aquí el Balance mensual nº 2.

 

Conclusión

El segundo mes del año no ha sido bueno  en lo que se refiere a escritura. Me consuelo pensando que he trabajado mucho en la tercera novela de la Señora Starling, que ya está en su vuelo final. Y también me anima que, pese a todo, me siento mejor y con ganas de ponerme a escribir de nuevo.

A ver si estas palabras se ven reflejadas en el balance del próximo mes.

Nos vemos entonces 🙂



También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies