Con bastantes días de retraso, te traigo hoy una entrada con mis lecturas del mes de abril que añaden 10 nuevos títulos al total anual. Como siempre, han sido un poco variadas en cuanto a género y temática. Ocho de ellas son novelas, una va sobre cómo convertirse en un escritor más productivo y otra es un libro de divulgación científica sobre el cerebro humano. En total, la cosecha de este mes añade diez euros más al Tarro-Libro 2018.


Lecturas abril 2018



Lecturas de abril 2018

 

Entry Island, de Peter May

Novela Entry IslandHabía leído dos novelas de este autor que corresponden a las dos primeras entregas de la Trilogía de Lewis, protagonizada por el policía Fin Macleod: La isla de los cazadores de pájaros y El hombre sin pasado que me habían gustado, pero Entry Island las supera. Entry Island es la primera isla con que se topan los barcos al entrar en la bahía de San Lorenzo. Un lugar duro donde vivir, pero idílico y en el que no ocurre nada, hasta que el hombre más rico de la isla aparece asesinado. Su mujer es la principal sospechosa y tiene un pasado lejano que se sitúa en una isla escocesa y se retrotrae un par de siglos. Un pasado que va a estar íntimamente relacionado con el pasado de Sime Mackenzie, uno de los policías encargados de investigar el caso.

Me ha gustado muchísimo esta novela en la que se van entrelazando dos historias, una actual y otra del pasado, que recorren caminos diferentes, pero que, naturalmente, tienen un hilo en común que las enlaza. Muy recomendable a quien le guste la novela policíaca y la histórica.

 

Los pecados cardinales de la Iglesia, de Andrew M. Greeley

Éste es uno de los libros que heredé de la biblioteca de mi madre y tiene unos cuantos años. Fue publicado por Círculo de lectores en 1981. He tenido mis más y mis menos con la novela. Hay partes que han logrado introducirme en la historia y hacerme olvidar el mundo; y otras que se me han hecho un poquito pesadas, y eso que lo cogí con ganas porque era una historia que me atraía.

 

El Puente de San Luis, de Thornton Wilder.

El puente de San LuisYa sabes que tengo una colección (heredada de la biblioteca de mi tía)que recoge un montón de novelas premiadas con el Pulitzer, y creo que también te he contado ya que este año me he entregado a su lectura (son un montón, así que quedan por delante un buen puñado de años pulitzerianos). El puente de San Luis es una de ellas, galardonado con el premio en 1928 (un poco más abajo te voy a hablar de otra). Se trata de una novelita muy corta en la que, a raíz de la caída de un puente (el de San Luis), se narra la vida de cinco personas que perecieron en el accidente y cómo, por unas causas u otras, están relacionadas entre sí. Con la historia nos trasladamos a una época pasada y al Perú, y nos rodeamos de personajes históricos algunos de los cuales no conocía, por cierto. Tiene su aquel, no voy a negarlo, pero es una novelita sin más. Ni fu ni fa.

 

 

Crank It Out, de C. S. Lakin

Crank it outMira que me suelen gustar bastante los libros de esta mujer. El mes pasado, por cierto, hablé de unos de ellos: Layer Your Novel, que es muy, muy recomendable si quieres convertirte en escritor (y si te defiendes bien, al menos a nivel lector, con el inglés). Hasta el momento, todo lo que había leído de C. S. Lakin, cosas como Shoot Your Novel y Writing the Heart of Your Story, además de la ya mencionada Layer Your Novel, me había gustado bastante y me había aportado nuevos conocimientos, aunque es cierto que todo ello tenía que ver con la construcción y escritura de una novela. Crank it out se aleja de esos parámetros y se adentra en las vicisitudes por las que pasa un escritor cuando se enfrenta a la escritura de su novela, desde la procrastinación hasta los miedos. En el libro, C. S. Lakin trata de abordarlos y darnos una solución para afrontarlos y superarlos, pero se queda muy en la superficie y, sobre todo, su texto es demasiado manido. Nada original. Se puede pasar sin él perfectamente.

 

Cinco, de Ursula Poznanski

@almaprendidaCinco, cuyas extraordinarias reseñas puedes encontrar en Escaparate literario, no me habló muy bien de esta novela, pero para cuando lo hizo ya la tenía comprada, junto a otra obra de la autora, Pájaros ciegos, que aún no he leído, pero leeré. En una conversación por Twitter con la propia @almaprendida y @alicesilverpol, que había hablado de los dos detectives que protagonizan esta novela aquí, Alice Silver me dijo que era una novela «para pasar el rato», y lo es, aunque a mí no me ha decepcionado tanto como pensaba después de haber oído lo que decían de ella. Me parece que la historia es curiosa y está bien hilada, además de que no me olí quién era el asesino hasta bien entrada la novela (pero bien, bien entrada). No obstante, creo que, pese a que digo que está bien hilada, le falta algo de ensamblaje y, sobre todo, he echado de menos un mejor retrato de la ciudad de Salzburgo, que es donde se desarrolla y una ciudad en la que me habría encantado sumergirme. Repetiré con la autora, puesto que ya tengo su Pájaros ciegos, pero también porque Cinco no me ha defraudado hasta el punto de no querer saber nada más de ella. Ya te contaré qué tal esta segunda novela.

 

Colonos en Georgia, de Caroline Miller

Premio Pulitzer 1934. Me gustan mucho este tipo de novelas que nos hablan de los primeros colonos en Estados Unidos, de su dura vida y las dificultades que encontraron para ir conquistando la Naturaleza y sobreponiéndose a ella. La novela no es excelente, pero sí entretenida, aunque creo que se pueden encontrar mejores historias que nos narren esta gran epopeya. La próxima novela galardonada con el Pulitzer que está en mi lista (y que supongo que caerá en junio) es El difunto George Appley. De momento el título es atrayente, pero ya te contaré.

 

Unos asesinatos muy reales, de Charlaine Harris

Unos asesinatos muy realesLe tenía muchíííísimas ganas a esta serie y de hecho en mi pila de libros pendientes había dos de sus títulos. El problema es que ninguno de ellos era el primero. Cuando por fin lo compré, me pude poner con ella. La he disfrutado bastante. Me ha gustado la protagonista y, desde luego, el caso me ha parecido muy curioso: un club que se reúne para hablar de grandes asesinos de la historia se encuentra un día con que uno de sus miembros ha sido asesinado imitando uno de esos grandes crímenes. A esa primera muerte la siguen otras que también emulan a criminales famosos y su forma de matar. La lectura de esta novela ha coincidido, además, con los primeros capítulos que he grabado en Vidas Asesinas y me ilusionaba ir encontrándome con asesinos famosos que conocía porque los estoy estudiando para el programa de radio. Por una vez, me parecía estar en la onda y no en un mundo paralelo, en el que suelo encontrarme con demasiada frecuencia 🙂 Bien por este Unos asesinatos muy reales. Por fin encuentro una serie cozy actual que me enganche.

 

John Wayne, el payaso asesino, de Miguel Janer

John Wayne, el payaso asesinoÉste es uno de los grandes asesinos de la historia de los que hemos hablado en el programa Vidas Asesinas, cuyo podcast puedes encontrar aquí. En él hablamos con el autor, que nos contó un montón de cosas sobre este tipo, un homosexual que nunca aceptó su condición sexual y que se cargó a 33 jóvenes a la mayoría de los cuales enterró en el sótano de su casa. Novela entretenida y bien escrita, salvo por las erratas que de vez en cuando interrumpen la lectura, que nos cuenta cómo un tío, con una infancia un poco difícil, pero que era lo suficientemente inteligente para triunfar (y lo hizo, de hecho), tiró su vida por la borda (y la de los 33 chicos) por una obsesión sexual que fue incapaz de dominar. Tanto en el libro, John Wayne, el payaso asesino, como en el programa se trata un punto interesantísimo: el de cómo fue posible que Gacy, un hombre que ya había sido condenado por sodomía y, por tanto, contaba con antecedentes penales, actuara con tanta impunidad y llevara a cabo tantos crímenes sin que nadie moviera un dedo para evitarlo cuando, además, había tantas pruebas que apuntaban en su dirección. La respuesta está en el podcast o en el libro 😉

 

Supercerebro, de Deepak Chopra y Rudolph E. Tanzi

SupercerebroDurante muchos años devoré divulgación científica. Tengo una biblioteca bárbara sobre ello, pero hacía mucho tiempo que no leía nada y la verdad es que lo echaba de menos. No sólo porque me encanta, sino porque es un auténtico pozo de inspiración para escribir mis propias historias. Con Supercerebro he vuelto a la divulgación científica y me alegro muchísimo. El libro me ha encantado. Tengo muchísimos párrafos subrayados a los que he de volver para leer con mayor detenimiento y absorber el conocimiento que hay en ellos. Aunque hablo de divulgación científica, el libro también oscila, en ocasiones, hacia lo espiritual. Por algo uno de sus autores es Deepak Chopra, prominente portavoz del Ayurveda y entre cuya bibliografía encuentras títulos como Las siete leyes espirituales del éxito, que no he leído. Si eres de los que sienten cómo el sarpullido empieza a asomarte a la piel con libros de espiritualidad, no temas esta reacción con Supercerebro. Hay pasajes en el texto que se orientan hacia ella, pero el libro nos habla, sobre todo, de cómo funciona el cerebro y también de cómo podemos hacer frente a problemas como la obesidad, el estrés o la ansiedad aprendiendo a utilizar nuestra mente. Una lectura chula.

 

El peregrino secreto, de John Le Carré

El peregrino secretoTengo sentimientos muy encontrados (pero requeteencontrados) con respecto a este libro. Hay pasajes que me los he bebido, pero otros…, bueno, otros me han parecido que rozan lo infumable. Hacía mucho tiempo que no me topaba con un libro en el que he estado leyendo páginas y páginas sin saber lo que leía porque mi mente andaba revoloteando por cualquier parte menos por donde debía estar: en la lectura. Al acabarlas podrías haberme preguntado: «¿Qué has leído?» y no habría sabido contestarte. En El peregrino secreto tenemos a Smiley, uno de los más famosos personajes de Le Carré, que, durante una charla de final de curso en la escuela de formación para nuevos agentes secretos, nos cuenta, en un diálogo con Ned ( otro de sus personajes y a quien podemos encontrar en La Casa Rusia), experiencias y anécdotas de su larga vida como espía. Una novela nada destacable. Pero nada, nada.

Creo que pasará un largo tiempo hasta que vuelva a coger un título de este autor y mira que, en general, me gusta bastante.

 

Y esto es todo por este mes en cuanto a lecturas se refiere. Si quieres echar un ojo a mis lecturas anuales, puedes encontrarlas en la entrada Tarro-Libro 2018. Si no, pues nos vemos el mes próximo con más libros 🙂

Hasta entonces, feliz mayo.



También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies